logo

Camagüey, 14 sep.- Camagüeyanos, ¡qué mañana de domingo! Oshosi, hijo de Yemayá y Oddé, llegó con su flecha de cazador para “atrapar” el ashé y compartirlo entre el público que acompañó al Ballet Folklórico de Camagüey, en el Teatro Avellaneda de esta ciudad.

El escenario invitaba al monte, la música de la orquesta guiaba cada paso certero de bailarines que lograron sincronizar los movimientos y hacerse sentirse como uno: así es la familia que hace casi treinta años creó Reinaldo Echemendía Estrada.

Abrió el camino Eleguá, la experiencia de la primera bailarina Geisel Agüero, quien luego de su interpretación trajo a escena los cantos, toques y danza de Oggún; y ahí se hizo sentir la fuerza del trabajo de casi tres décadas, de la juventud que asegura siempre, comienzos.

Por eso, en el cumpleaños 29 de la compañía músico-danzaria, también colmaron la sala de talento los integrantes del Conjunto Artístico Arlequín, niños que sobre el tablado dejaron claro cuánta riqueza cultural hay en esta tierra.

Y se alzó una voz después de los pequeños. Geraldine Gallardo Muñoz, directora musical del Folklórico camagüeyano, llamó al guaguancó y, poco a poco, entre comparsas y el merecido reconocimiento, quedó abierta la convocatoria para celebrar la décima edición del Olorum y el trigésimo aniversario de la agrupación.

Se anuncia el 2021 con la esperanza de un año mejor y el regreso de un evento que irradia la cultura del buen hacer. (Yusarys Benito Deliano/Radio Cadena Agramonte) (Fotos: Ricardo de la Paz Cervantes/Radio Camagüey)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *