logo

Por Yusarys Benito Deliano/ Radio Cadena Agramonte.

Alex Díaz Hernández vive en La Habana; sin embargo, desde la más reciente edición de la Feria del Libro en la provincia agramontina, dice con todo orgullo, que es un camagüeyano más.

De su primera vez en esta tierra de grandes repentistas, como él mismo describe, recuerda con admiración a los artistas Héctor Peláez, Nelson Lima, Alejandro González y a otros músicos y tonadistas, con quienes tuvo el gustazo, dijo, de hacer neorepentismo y repentismo tradicional.

                                             Por primera vez pisé

                                            hace poco esa región

                                               y bebí del tinajón

                                           versos que no olvidaré

                                               claro que regresaré

                                               en un futuro cercano

                                          porque como buen cubano

                                            que quiere al país entero

                                            además de un habanero

                                            me creo un camagüeyano.

Camagüey tiene una tradición que admirar en este sentido ¡ojalá se repita la experiencia!; desea Alex, quien junto a Roly Ávalos Díaz (ambos integrantes del grupo Rollex) conoció por esos días el sueño de tener aquí una Casa de la Décima, la cual permitiría realizar talleres de improvisación y preparar a la futura generación de amantes del género; muchachos que como él defiendan un signo de identidad nacional.

Alex Díaz tiene una tradición familiar riquísima. "La décima oral improvisada y el repentismo están en mi vida, yo creo desde que nací. Vengo de una familia de improvisadores: mi padre Alexis Díaz Pimienta, mis tíos, hermanos y primos lo son; explica con la satisfacción de saberse parte de una herencia cultural importante.

"Debí estar tomado el biberón y al mismo tiempo escuchando las grandes personalidades de la época de oro de la décima oral improvisada acompañado de mi padre", cuenta.

Es por eso que Alex es un joven que trabaja hace mucho tiempo en defensa de la décima oral improvisada. Demuestra que puede gustar en la juventud, aun cuando los más noveles prefieren otros géneros.

Díaz Hernández sabe que "la décima bien hecha puede ser muy atractiva y enganchar a los jóvenes de Cuba y el mundo, lo estamos demostrando con Oralitura habana."

Lea también: Oralitura Habana, un año después (Parte I +Videos, fotos y tuits)

Desde mi criterio personal, es una de las plataformas más grandes alrededor de la décima improvisada que existe en este momento en Cuba, explica su director.

Tiene un trabajo activo en las redes sociales hace mucho con secciones como la Cibercontroversia y el Decimódromo, las cuales ha trascendido las fronteras nacionales. Lo que fue un festival se convirtió en un medio para la promoción, incluso, de otras artes orales.

Además, hemos llegado a la Televisión Cubana a través del Pimpón poético a redondillazo Limpio, y ahora, nos enfocamos en el material A dos manos, una vinculación con artistas que cultivan el género. La idea es hacer un puente entre muchas personas.

“Estamos celebrando un año de festival. Logramos reunir muchos jóvenes alrededor de la décima oral improvisada siempre vinculada con una manifestación artística diferente. Es una muestra que hay que hacerla con ganas de parecerse a los tiempos que estamos viviendo, con buen gusto”.

"Hay que aprender a darle dosis de tradicional y contemporáneo, así se puede conquistar cualquier tipo de público", expresa seguro el miembro de la Asociación Hermanos Saíz, a quien lo define la frase que lleva tatuada en su piel: “no sé vivir de otra manera que improvisando”. (Fotos: Cortesía del entrevistado)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *