logo

Por Dayessi García Sosa/ Radio Cadena Agramonte.

Cuando llegas al Hospital Militar Octavio de la Concepción y la Pedraja, en la ciudad de Camagüey, respiras la confianza depositada en el esfuerzo de un colectivo que apuesta por la vida cada día.

"Es importante ver cómo ese abuelito se recupera"; "somos felices cuando un niño sonríe"; "esta es la tercera vez que vengo a trabajar aquí"; son expresiones que te llenan el alma.

Con más de 217 casos confirmados a la Covid-19 procedentes de la provincia de Ciego de Ávila, las instituciones hospitalarias en Camagüey cuentan con todo el personal capacitado y los medicamentos para enfrentar la pandemia.

En el caso de “El Militar", tiene 84 casos positivos en sus salas y el teniente coronel Taurino Simón Cruz Padilla, director de la mencionada institución, aseguró que su colectivo labora constantemente para salvar las vidas y proteger al personal.

“A partir del 3 de septiembre el hospital tuvo que crear el sistema nuevamente para atender a los infectados por el nuevo coronavirus; hubo casos muy complejos, que nos obligó, en el término de 24 horas, a montar riñones artificiales para realizar hemodiálisis a aquellos pacientes que lo requerían, y una terapia intensiva que estaba equipada en espera del personal"; aseguró el doctor Taurino.

En tiempos de pandemia el sector de Salud labora integrado y al decir del Teniente Coronel, se han afianzado las relaciones de trabajo con el hospital Amalia Simoni, otro centro que también tiene pacientes ingresados.

"Aunque desafortunadamente lamentamos la pérdida de vidas humanas, en la actualidad tenemos una terapia intensiva sin presión asistencial, no contamos con casos graves ni críticos y los pacientes están evolucionando satisfactoriamente, sin complicaciones", finalizó el directivo.

La preparación y adiestramiento del personal que trabajará en la zona roja es una regla básica en esa institución, donde se actualizan los protocolos y todas las medidas de bioseguridad que debe seguir el personal. Gracias a su estricto cumplimiento, no se han enfermado los más de mil 200 trabajadores que han laborado allí.

La sapiencia de Ricardo Pereda González, funcionario del Ministerio de Salud Pública que hoy ayuda en la batalla contra el SARS-CoV-2, guía al equipo multidisciplinario que labora en el hospital Octavio de la Concepción y la Pedraja, ante la compleja situación epidémiológica que atraviesa el país.

“Aquí existe un trabajo muy bien organizado, lo cual se aprecia en la atención dada a los pacientes, a quienes se les realiza una evaluación médica permanente, para determinar oportunamente los índices de gravedad y evitar así que empeoren en su evolución", aseveró el especialista.

El también Coordinador del Grupo de expertos nacionales para el enfrentamiento a la Covid-19, añadió que tanto el hospital militar camagüeyano como el Amalia Simoni, “tienen equipos de trabajo muy competentes, con una definición muy clara de cómo se trabaja en cada una de las áreas, y saben combinar la experiencia de etapas anteriores”.

“Lo más importante –agrega- es la prevención y mantener las medidas como el uso obligatorio del nasobuco, el lavado de las manos, el distanciamiento físico", agregó Pereda.

Por su parte, la doctora Josefina Collort Gutiérrez, jefa de la Sección de Hospitales del mencionado grupo, agregó que la comisión de expertos que llegó desde La Habana a Ciego de Ávila y Camagüey, está integrada por varias especialidades; diariamente se discuten los casos y se sigue la evolución de cada paciente con el apoyo del personal que se encuentra en el área de máximo peligro.

“Se reciben muchos pacientes con patologías asociadas, además del daño psicológico que la misma enfermedad encierra, de ahí la importancia de un equipo multidisciplinario", alertó Josefina.

La comisión de expertos mantiene activo un puesto de mando las 24 horas de día, para mantener informados tanto a familiares como a los pacientes que se encuentran ingresados.

Así mismo, más de 200 trabajadores de la salud laboran en cada rotación en el hospital militar agramontino, donde en la actualidad se atienden 38 niños, para un acumulado de 50 desde que comenzó la pandemia.

La confianza depositada en los jóvenes y el reconocimiento a la abnegada labor de hombres y mujeres que arriesgan su vida por salvar la nuestra, son muestras que afloran en un hospital camagüeyano, donde se vislumbra luz y esperanza. (Fotos: Archivo y de la autora)



Comentarios

avatar
josefina

En ambos hospitales se trabaja con mucho amor, dedicación y profesionalidad en la atención de los pacientes de Covid-19. ¡Adelante colegas....vamos por más!


Tu dirección de correo no será publicada *