logo

La Habana, 13 oct.- Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación de Cuba, afirmó que la Estrategia Económica y Social del país es innovadora y significa una transformación profunda en la manera de hacer las cosas.

Al intervenir en el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda, expresó que la Estrategia se dividió en dos etapas, una primera con tres fases -ahora modificada y cuyo objetivo central es la salud-, y una segunda que busca impulsar la economía para implementar con más prontitud y audacia un conjunto de elementos que ya están aprobados por documentos rectores.

En la segunda no hay fases, sino 16 áreas de resultados claves y se trabaja en todas a la vez, acotó.

Reconoció que aunque se ha trabajado no se encuentran satisfechos, pues es necesario imprimirle mayor ritmo y aprovechar mejor las condiciones, en lo cual repercute que 13 provincias entren en la nueva normalidad.

Gil Fernández destacó que la estrategia ha mantenido la prioridad de las producciones con destino a la exportación para defender los principales mercados, no obstante, ha habido impactos por déficit de demanda y caída de algunos precios, además, la logística del comercio internacional ha estado afectada.

Recordó que tanto la economía nacional como la internacional se encuentran en una situación de tensión debido a la repercusión de la Covid-19.

En el caso de la isla, la pandemia ha tenido fuerte impacto en el turismo y actividades productivas, al igual que la presión del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos, por el que la mayor de las Antillas ha sido objeto de 121 medidas punitivas desde el 2019, señaló Gil Fernández.

En medio de este contexto, añadió, existe un incremento de los gastos a partir de destinar cerca de mil millones de pesos en aspectos asociados a la salud, y el haber llegado a tener más de 150 mil trabajadores interruptos y alrededor de 250 mil cuentapropistas con suspensión temporal de licencias.

También, dijo el viceprimer ministro, los que han trabajado han tenido afectaciones en sus ingresos por disminución de niveles de actividad en la economía.

Todo esto se ha enfrentado desde la planificación, no solo con visión economicista, sino también social, y a pesar de que existe una situación de escasez, la isla ha venido sorteando las circunstancias y se han mantenido productos de la canasta familiar normada y en algunos casos se ha incrementado, aclaró.

Gil Fernández explicó que hubo un ajuste del Plan de la Economía del 2020 para ubicar mejor los recursos y no se dejó de trabajar en las directivas del correspondiente al 2021, así como en el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030.

Sentenció que, de igual manera, se labora en macro-programas y otros aspectos vinculados al desarrollo económico-social de la nación. (Texto y foto: ACN)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *