logo

Manila, 26 oct.- Unas 30 mil personas fueron evacuadas en el centro de Filipinas al paso de Molave, convertido hoy en un tifón acompañado de fuertes lluvias y vientos sostenidos de 125 kilómetros por hora y rachas de hasta 180.

El huracán tocó tierra el domingo en la provincia de Albay, en la isla de Luzón, donde causó grandes inundaciones, y en la mañana del lunes avanzaba sobre la ínsula de Mindoro y otras del archipiélago, rumbo al Mar del Este.

Hasta el momento el Consejo Nacional de Reducción de Riesgo de Desastres no informó sobre pérdidas humanas, pero se da por descontado que los daños materiales son altos.

Quinta, como fue nombrado localmente el tifón, debe de abandonar las aguas filipinas hacia el final del día, pero los servicios meteorológicos advirtieron que sus efectos aún se harán sentir sobre el país hasta el martes.

De acuerdo con los pronósticos, en el Mar del Este cobrará fuerzas y seguirá una trayectoria que lo conducirá hacia la porción central de Vietnam, donde tres recientes y sucesivas tormentas provocaron 119 muertes y cuantiosas pérdidas económicas. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *