logo

Manila, 1 nov.- El tifón Goni, el más poderoso de este año en el Pacífico, mató hoy a cuatro personas en la isla filipina de Catanduanes, y avanza hacia esta capital a una velocidad promedio de 25 kilómetros por hora.

Según los servicios meteorológicos locales, los vientos del huracán alcanzaron rachas de hasta 310 kilómetros por hora que arrancaron techos árboles y postes del tendido eléctrico. Las copiosas lluvias provocaron grandes inundaciones en pocas horas.

En Catanduanes, donde las penetraciones del mar son frecuentes, Goni las elevó de nivel y grandes segmentos de la costa fueron batidas por enormes olas. En varias zonas se produjeron deslizamientos de tierra que cortaron carreteras.

Se pronostica que el meteoro perderá algo de fuerza en su avance sobre la isla de Luzón, la mayor del archipiélago y asiento de esta superpoblada capital. Sus vientos, empero, rondarán los 220 kilómetros por hora y las lluvias seguirán siendo intensas.

En la zona bajo su influencia fueron evacuadas un millón de personas. El aeropuerto internacional de Manila está cerrado y cancelado el servicio de transportación marítima de pasajeros.

Goni le sigue los pasos a Molave, otro colosal ciclón que azotó Filipinas del 25 al 27 de octubre y dejó por lo menos 22 muertos, cuatro desaparecidos y daños materiales por unos 50 millones de dólares.

De acuerdo con los pronósticos, seguirá una trayectoria similar a la del anterior, lo que lo llevaría al centro de Vietnam, donde apenas comienza la fase de recuperación de vendavales anteriores causantes de la muerte de 144 personas. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *