logo

Por Maykel Torres La Rosa/ Radio Cadena Agramonte

Cuba vive orgullosa de su historia, de sus principios internacionalistas, solidarios y de sus hijos que escribieron páginas de heroísmo en la lucha por la liberación de Angola.

El 11 de noviembre de 1975, fue la fecha fijada para la independencia de esa nación africana, pero las fuerzas reaccionarias violaron ese acuerdo y frente a esos planes de invasión, Agosthino Neto, pidió ayuda militar a Cuba para preservar su independencia y detener el avance de las fuerzas de derecha.

Bajo la conducción del Comandante en Jefe, Fidel Castro y el Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Raúl Castro, se inició de manera oficial el 5 de noviembre de 1975 la Misión Militar Internacionalista denominada Operación Carlota.

Nombre que rindió homenaje a una negra lucumí de la dotación del ingenio matancero Triunvirato, que en 1843 encabezó una sublevación de esclavos y fue descuartizada para escarmiento de sus seguidores.

Miles de combatientes internacionalistas llegaron a Angola por vía aérea y marítima con medios de combate, para consolidar la independencia de ese hermano país.

Entre las principales ofensivas se encuentran las batallas de Kifangondo, Cangamba y Cuito Cuanavale, está última es considerada una de las arremetidas más trascendentales de la misión, donde angolanos y cubanos derrotaron a los invasores sudafricanos.

Según una información del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, publicada en el periódico Granma, en Angola ofrendaron su vida 2 016 hermanos cubanos, de ellos 787 en acciones combativas, 524 por enfermedades y 705 por accidentes.

El 7 de diciembre de 1989, fueron traídos a la Patria, cargados en hombros del pueblo los restos de los cubanos caídos en esa y otras misiones internacionalistas.

Raúl Castro Ruz, al término de la Operación Carlota expresó: “La gloria y el mérito supremo pertenecen al pueblo cubano, protagonista verdadero de esa epopeya que corresponderá a la historia aquilatar en su más profunda y perdurable trascendencia”. (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *