Camagüey, Cuba, Universidad de Camagüey, aula invertida

Proyecto de Universidad de Camagüey investiga y potencia uso del aula invertida


Camagüey, 7 sep.- La Educación Superior en el mundo se ha tenido que reinventar con el nacimiento de un conjunto de tendencias de cambio en el proceso de enseñanza y aprendizaje, producto del impacto de la globalización y la incorporación de las tecnologías de la comunicación e información al ámbito docente, así como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

¿Imaginas un modelo pedagógico en el que los alumnos estudien en casa o en otro lugar fuera de la institución docente para, luego, hacer sus tareas en el aula, apoyándose en diversas plataformas y herramientas tecnológicas y que como ventaja el profesor puede aprovechar mejor el tiempo en el encuentro presencial para interactuar con el estudiante y desarrollar sus competencias para el futuro desempeño en el campo laboral?

En ese sentido, el Grupo de Investigación Científica Profesionalización de los sujetos del proceso educativo, perteneciente al Centro de Estudios de Ciencias de la Educación en la Universidad de Camagüey (UC), coordina el proyecto La calidad del proceso formativo universitario a través del aula invertida, coordinado por la Doctora en Ciencias María Isabel Bardina Torres.

El proyecto surge a partir de una demanda institucional, a raíz de la crisis ocasionada por la COVID-19, que provoca en la docencia la necesidad de repensar la forma en que se concibe y ejerce el proceso de enseñanza. Además, busca diseñar ese proceso fuera del aula, con los recursos propios según la diversidad del estudiantado y enfocado directamente en la solución de problemas profesionales y sociales, explicó Bardina Torres.

“Definimos aula invertida en el modelo educativo cubano como el enfoque pedagógico que sugiere la personalización del proceso de enseñanza-aprendizaje profundo, para la formación integral del sujeto. Indica un proceder didáctico en el que antes de la clase, el estudiante tiene un primer acercamiento con el contenido a través de herramientas didácticas propuestas por el profesor”, agregó.

El proyecto también trabaja con alianzas internacionales en proceso, con instituciones como la Universidad de París VIII (Francia), la Universidad París Nanterre (Francia), el Colegio Flipped Classroom (España), la Dirección de Educación en la Provincia de Bie (Angola) y la Universidad de Nueva York (Estados Unidos).

Hasta el momento el equipo de investigadores de esta iniciativa que se extiende del año 2022 al 2025, ha desarrollado importantes acciones como el diagnóstico en las facultades de Turismo, Ciencias Agropecuarias, Ciencias Pedagógicas e Informática y Ciencias Exactas; además del intercambio de experiencias entre miembros del proyecto y el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias de la Facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de Querétaro, en Francia. (Alexei Nápoles González/ Universidad de Camagüey) (Foto: Página web de la UC)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *