Cuba, Gibara, puente colgante

Rescatan añorado puente colgante en Gibara (+Fotos y Video)


El rescate del puente colgante hacia el humedal Las Balsas, en la ciudad costera de Gibara, constituye un añorado anhelo de sus pobladores que, luego de concluido, le devolverá a la Villa Blanca de los Cangrejos uno de sus más antiquísimos distintivos.

Construido sobre la desembocadura del río Cacoyugüín, su estructura se integra visualmente a la bahía de Gibara para recibir a quienes visitan este apacible paraje, ubicado en el norte de la provincia de Holguín, bautizado por Cristóbal Colón como Río de Mares en su Diario de Navegación.

El puente tendrá 75 metros de largo en su plataforma y 81 de una orilla a la otra y para su reconstrucción se emplearon tablones de júcaro y cables de acero anticorrosivo, de 16 milímetros, para evitar la acción del agresivo salitre de la zona.

Para José Corella Varona, especialista en Naturaleza del Equipo Técnico de Monumentos, en Gibara, cruzar por el puente y llegar hasta la playa forma parte de las tradiciones de este pueblo al poder recuperar ahora las excursiones en familia que, con solo un caldero, un poco de harina y algunas especias, ofrecen un día inolvidable en un entorno riquísimo en variedades de peces y mariscos comestibles como la mojarra, la lisa, la jaiba y la coquina.

Andrés Ricardo Rivas, vicepresidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular de Gibara, señaló que el Gobierno del municipio incluyó su ejecución entre las prioridades a ejecutar en el territorio por constituir una opción para los pobladores de El Caliche y San Antonio, asentamientos ubicados del otro lado de la bahía, que dispondrán de esta vía alternativa para llegar hasta la ciudad ante la imposibilidad de cruzar en botes durante temporadas de mal tiempo.

El puente dispondrá también de un quiosco para ofrecer agua a quienes crucen hacia Las Balsas a bañarse en esas playas y a pescar en esa zona, además de vender harina de maíz y arroz con mariscos junto a varias ofertas gastronómicas tradicionales de la culinaria gibareña, dijo.

Ricardo Rivas reconoció la labor de la empresa NicaroTec, en la ejecución de la obra, junto al apoyo brindado por la Empresa Eléctrica, la hilandería Inejiro Asanuma, la Pesca, el Astillero y destacó de manera especial el esencial movimiento popular de acompañamiento que vinculó a trabajadores de Servicios Comunales, el Inder y a voluntarios de la Cruz Roja Cubana.

Según datos históricos de la época, el primer puente colgante fue construido en el siglo XIX, que gracias al ingenio de los vecinos de la zona crearon una estructura de madera fijada a un sistema de cables que servía para el trasiego de mercancías entre el entonces próspero poblado de Fray Benito y la floreciente Villa de Gibara.

A lo largo de los años estas pasarelas fueron devastadas, periódicamente, por el azote de huracanes y de la última construida que se tiene referencia data de alrededor de 20 años, ocasión que el proyecto mereció el Premio de la Popularidad en un encuentro de Ciudades del Mar celebrado en Gibara.

El humedal Las Balsas, está compuesto de tres mosaicos de especies de la flora que, en su conjunto, forma una enorme barrera protectora ante las aguas de tormenta en tiempos de huracán y evita el avance de la salinidad hacia las tierras cultivables.

Además, en un santuario de aves que ofrece refugio a muchas especies que anidan en determinadas épocas del año en este lugar donde existe uno de los corredores migratorios más importantes de Cuba.

Gibara, por sus variados atractivos y altos valores patrimoniales fue lanzada como producto turístico durante FITCuba 2017; anualmente acoge al Festival Internacional de Cine que fundara, en 2003, el reconocido cineasta Humberto Solás; y por este sitio el mundo conoció la hoja del tabaco luego del primer viaje del Almirante genovés Cristóbal Colón, en 1492. (Texto y fotos: ACN)

0-04-puente-colgante-gibara-2.jpg

0-04-puente-colgante-gibara-3.jpg

0-04-puente-colgante-gibara-4.jpg

 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *