Camagüey, Cuba, Julio Camacho Aguilera, Frente Camagüey, Fidel Castro Ruz, Ejército Rebelde

Julio Camacho Aguilera y el Frente Camagüey: 65 años después (+ Audio)


Por Juan Mendoza Medina/ Radio Cadena Agramonte.

Como los demás que tuvo el país, el Frente Camagüey fue un Frente heroico, como heroico el pueblo camagüeyano que nos apoyó tanto, confesó el Comandante del Ejército Rebelde Julio Camacho Aguilera, a 65 años de la creación de esa fuerza decisiva para el triunfo revolucionario.

El Comandante en Jefe encomendó a Camacho Aguilera la tarea de establecer contactos y acercamientos con el enemigo que deseaba luchar contra la tiranía, trabajo que contribuyó a la victoria definitiva, junto al “ingenio de Fidel que no solo supo dirigirnos y orientarnos, sino lograr la unidad del pueblo, que es la que hay que mantener.

Fidel me orientó cómo tratar con el enemigo y en Camagüey ellos querían contactos con las fuerzas rebeldes, y Fidel me encomendó esa misión específica”, evoca el combatiente en conversación telefónica con la prensa camagüeyana, a casi un siglo de vida, el venidero 7 de abril de 2024.

La Comandancia del Frente se establece en San Miguel del Junco, pero “por cuestiones históricas debemos considerar a Najasa como el centro de la constitución y celebrar el hecho del 18 de noviembre allí por la importancia histórica que tiene esa región camagüeyana desde todos los tiempos.

 Yo pienso que el Frente Camagüey, igual que los demás que Fidel creó en todo el país, no es más que la continuación de la lucha insurreccional desde 1868 y que hoy continúa, con la “misión (entonces) de dejar establecida la dirección de la insurrección en la provincia: la lucha armada en perfecta coordinación con la clandestina”.

De aquellos días posee muchos recuerdos, “pasan por mi mente tantos hechos y compañeros, los que se nos unieron, la ayuda que recibimos, se actualizan muchas cosas en mi mente”, y entre todos los sucesos evoca los inicios, con “esa genialidad de los cálculos de Fidel, que me dijo que próximo al río Jobabo era posible que detectara a la Columna No. 13 para unirme a ella, y así fue”.

Semanas después, a la entrada triunfante de Fidel a Camagüey, el 4 de enero de 1959, aquí se encontraba Camacho Aguilera, y había conseguido la rendición del Regimiento Agramonte y otras instalaciones militares enemigas.

“Luego de tanto que hubo que luchar para convertir en realidad los anhelos de independencia y soberanía es mucho lo que hay que defender”, y tal encargo corresponde ahora a “la juventud que considero heredera de la juventud nuestra, tan heroica como pudimos ser nosotros en los tiempos de nuestra juventud. Yo por lo menos pienso irme de este mundo con la tranquilidad de que Cuba nunca más será esclava de nadie” porque “tengo fe en mi pueblo, tengo fe en ustedes.

Hay nuevas cosas que conquistar, nuevos beneficios que alcanzar, la Revolución está viva, está en manos de ustedes, vivan orgullosos del pasado de nuestro país, y luchen por el presente y el futuro”, exhortó quien fuera uno de los protagonistas de trascendentales acontecimientos en estas llanuras hace seis décadas y media.

“Para mí es un honor saludar al pueblo heroico del Camagüey que celebra la constitución de su Frente y que hoy lucha para seguir desarrollándose y con unidad defender la soberanía”, expresó.

“Estoy próximo a los cien años, pero mi espíritu es el mismo de siempre, mi mente tiene la claridad de todos los tiempos, aunque el físico se va desgastando. Lo que no se pierde es la vergüenza, como dijo Agramonte, y este es un pueblo que tiene vergüenza”, aseguró.

Julio Camacho Aguilera constituye un testimoniante por excelencia de la historia de las últimas semanas de Camagüey en 1958, cuando el Frente, nacido hace 65 noviembres, impregnaba aires de victoria, de conjunto con el resto de las fuerzas rebeldes. (Foto: Perfil en la red social X de Roberto Morales Ojeda)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *