Cuba, Fidel Castro Ruz, deporte, Comandante en Jefe, Atleta Mayor, glorias deportivas

Glorias del deporte rememoran instantes con Fidel (+ Foto)


La Habana, 25 nov.- Hoy se cumple el séptimo aniversario de la muerte del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. El medio deportivo JIT se acercó a glorias del deporte que intercambiaron con el bien nombrado Atleta Mayor por sus aportes al deporte cubano. Estas son sus remembranzas.

Ana Ibis Díaz, una morena del Caribe

“Su presencia representaba un estímulo muy grande para todo el equipo. Recibir una copa, un premio o un trofeo de las manos de nuestro Comandante era algo inmenso. En lo particular me crecía, me sentía fuerte, alta, muy potente. Y como yo, pienso que todas mis compañeras... Mercedes “Mamita” Pérez, Mercedes Pomares, Nelly Barnet, en fin, todas. Siempre fuimos bien recibidas por él. Además, también se sentía muy bien, se sentía muy feliz de vernos contentas a su lado”.

Daniel Núñez, campeón olímpico en pesas

“Dialogué en varias oportunidades con nuestro Fidel. Preguntaba de todo, qué cuántas toneladas diarias levantaba, sobre el tiempo de entrenamiento, se interesaba en lo impensable. En 1977 fui electo entre los diez atletas del año y nos premió personalmente. Para mí es un momento inolvidable. Al regreso de juegos panamericanos y centrocaribeños se reunía con la delegación. Siempre intercambiaba con nosotros. Tenía esa delicadeza de que en toda la actividad, a veces hasta en horas de la madrugada, conversaba. Recuerdo que no se sentaba nunca.

Su fallecimiento me sorprendió en Panamá. Estaba de misión y me golpeó como a todo cubano que lo quería, por ser nuestro guía, nuestro líder en todos los aspectos, no solamente en el deporte. Pienso que Fidel fue un líder mundial, un estadista de estatura mundial”.

Genovevo Griñán, gloria del boxeo

“Llevo a nuestro Comandante en Jefe en el corazón. Creo en Fidel. Junto con nuestro campeón Teófilo Stevenson visité su casa. Hablamos casi todo el tiempo de boxeo. Después de casi una hora de conversar, cuando nos retiramos, íbamos cargados de sugerencias, ideas, consejos. Mucho de eso me ha servido en la vida. Nos habló como un padre, como amigo, como hermano. Fidel es insuperable”.

Zoila Barros, campeona del voleibol

“Nuestro Comandante en Jefe es inigualable, inspira respeto, inspira pelear siempre para ganar. Tuve la dicha de tenerlo bien cerquita en varias ocasiones. Recuerdo especialmente cuando regresamos de los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 y nos esperaba en la escalerilla del avión. Hasta nerviosa me puse, nunca imaginé poder verlo tan cerca y sentir su caluroso saludo. Fue un gran impacto sentir su mano en mi hombro, felicitándonos, alegre de los triunfos de la delegación”. (Texto y fotos: Cubadebate)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *