Cuba, constructores, MICONS, Díaz-Canel, Marrero Cruz, Ramiro Valdés, vivienda

Reafirman constructores cubanos compromiso con el país


La Habana, 24 feb.- La voluntad de seguir tributando al desarrollo de la nación, el desempeño del sector durante el pasado año y sus proyecciones para alcanzar objetivos superiores en el presente quedó manifiesta en el balance anual del Ministerio de la Construcción (MICONS) que contó con la participación de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República.

En el encuentro; donde también estuvo presente Manuel Marrero Cruz, miembro del Buró Político del Partido y Primer Ministro, se abordó el cumplimiento del plan de obras e inversiones en diferentes renglones de la vida económica y social con resultados disparejos donde persisten problemas y complejidades derivadas en gran parte del bloqueo recrudecido de Estados Unidos y la falta de control interno.

Destacan negativamente el hecho de que no se supera el 40 porciento (%) de producción de todos los elementos requeridos para la construcción de viviendas y las categorías de mal o deficiente en más de la mitad de las inspecciones realizadas a las entidades.

Sobre ese tema, Díaz-Canel apuntó la necesidad de resolver una contradicción bastante común en varios centros donde las deficiencias de las estructuras superiores de dirección arrastran consigo  la eficiencia y rendimiento de organismos subordinados a estos y donde los colectivos no logran apreciar el resultado de su trabajo.

El mandatario llamó a ser proactivos, a aplicar la innovación y creatividad en la resolución de problemas y replicar las buenas experiencias existentes para que estás dejen de ser excepciones para convertirse en regla.

Destacó que otras estrategias que se pueden implementar desde las mismas empresas para estimular una mayor producción de medios y servicios a la población es la reasignación de trabajadores provenientes de fábricas detenidas y que pueden aportar de otras formas sin estar interruptos.

El jefe de Estado insistió en chequear la calidad de las obras antes de la entrega y priorizar el urbanismo, el paisajismo y el diseño en la concepción de los nuevos proyectos a acometer, en defensa de la estética y lo establecido para la satisfacción de la población que recibe nuevos hogares.

Queda mucho por construir, por reparar, mucho deterioro por restituir y contamos con los constructores para asumir esas tareas con un ritmo más intenso y coherente, agregó.

Por esa línea, Marrero Cruz se refirió a puntos relacionados al Programa de la Vivienda en los que se ha insistido en el pasado pero continúa sin apreciarse una transformación sustancial en esas realidades.

Señaló la importancia de revolucionar cuanto antes las industrias locales de materiales de la construcción las cuales, a su consideración, se encuentra aún lejos de aprovechar todas las potencialidades existentes.

Instó, además, al uso de la energía renovable en las obras a fin de tener en cuenta desde los pasos iniciales alternativas que permitan el ahorro energético y de agua.

Creemos en el potencial del sector para derribar barreras que impidan la aplicación de nuevas soluciones por la calidad humana y actitud revolucionaria que los caracteriza, destacó.

En la reunión se expusieron como se afronta en los territorios los desafíos a superar para el cumplimiento de las tareas contraídas y la voluntad de alcanzar un punto de inflexión a la situación experimentada en los últimos años.

Encabezaron también el espacio Ulises Guilarte de Nacimiento, miembro de Buró Político y secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, vice primer ministro; Joel Queipo Ruiz, miembro del Comité Central y jefe del Departamento Económico Productivo, y René Mesa Villafaña, ministro de la Construcción. (Texto y foto: ACN)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *