mercado cambiario, Cuba, divisas, Cadeca, economía, camagüey

Venta de divisas a la población: un paso hacia el mercado cambiario en Cuba


Por Juan Mendoza Medina/Radio Cadena Agramonte.

El anuncio de la implantación de un mercado cambiario en Cuba constituye una de las medidas económicas que más expectativas generó en la población, y con la posibilidad de venta de divisas, desde el pasado 23 de agosto, se concretan los pasos iniciales de este proceso.

En el propio programa Mesa Redonda quedó claro que la oferta se comportaría muy por debajo de la alta demanda, pues la fuente de ingreso es a partir de la compra, a lo que se suma las elevadas necesidades de adquirir las monedas libremente convertible (MLC) en lo fundamental, para viajes al exterior y operaciones comerciales.

Lo cierto es que existe ya en el país un mercado formal y legal que brinda seguridad a los clientes, sobre todo teniendo en cuenta las no pocas personas que en los últimos meses han sido víctimas de estafas en la arriesgada aventura de obtener MLC mediante suministradores desconocidos.

Las largas colas en las afueras de las sucursales de las Casas de Cambio (Cadecas) en las calles República y Maceo, de la ciudad de Camagüey, donde se efectúa hasta el momento la venta de divisas, demuestran que todavía muchos irán a casa sin cumplir su propósito, pero este es un proceso de mejoramiento gradual.

Para ello es decisivo incrementar las compras de esos billetes, lo que contribuirá a aumentar el monto mínimo al que se puede acceder, que por ahora es de 100 USD o su equivalente en otras monedas.

A excepción del dólar estadounidense, todas las monedas se pueden depositar en tarjetas magnéticas, pero no es posible hacerlo en las propias Cadecas, por lo que hay que acudir a una sucursal bancaria, trámite que igualmente requiere tiempo invertido, por lo que la incorporación de los bancos a esta actividad de venta es también un reclamo, algo que está previsto más adelante.

Sin embargo, lo que más preocupa es que, como sucede con otros bienes y servicios escasos que no cubren la demanda y requieren días de espera, los coleros y revendedores dominen este mercado cambiario que implanta el Estado, cuestión en la que, sin dudas, radica uno de los grandes retos para que no se distorsione el objetivo de una medida que busca la satisfacción de la población.

Solo han transcurrido pocas semanas y la decisión debe perfeccionarse, poco a poco, y avanzar en su implementación para dejar atrás fallas o necesidades iniciales no satisfechas, pero lo cierto es que se abre un camino que salda, poco a poco, deudas con la gente. (Foto: ACN)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *