Cuba, Estados Unidos, Brigada Venceremos, solidaridad, Medicina, Escuela Latinoamericana, Fidel

Bob y un sueño a cumplir en Cuba


Por Dania Díaz Socarrás/Radio Cadena Agramonte.

Bob Amenero tiene 23 años, es ciudadano estadounidense y quiere venir a estudiar Medicina en Cuba porque en su país el trabajo que tiene nunca le alcanzaría para la carrera que siempre ha soñado.

Aquí, mientras trabaja en un surco camagüeyano, mientras siembra para el futuro, Bob me habla de su futuro también, de que labora con su padre en un pequeño negocio familiar que les alcanza apenas para sobrevivir, y de que no sería suficiente para pagar la universidad y ser doctor.

Ya había escuchado de la Escuela Latinoamericana de Medicina, pero creyó que por no ser latino no podría estudiar en ella, pues aunque sus padres son peruanos inmigrantes, él nació en los Estados Unidos.

En este viaje a Cuba con la Brigada Venceremos, Bob ha descubierto que sí es posible hacerse médico aquí, ha descubierto una isla más allá de lo que le habían contado y ahora interroga por detalles para aplicar a la escuela fundada por Fidel, otro acierto de la solidaridad del Comandante con los amigos del mundo.

Aquí, le brillan los ojos, la sonrisa quiere salir de su rostro y dice de lo que ha encontrado en este viaje:

"Me ha impactado ver sus conexiones. Allá somos como más individuales, no más uno mismo y ver el carácter de los cubanos me ha impactado. Y, además, ver que el bloqueo los afecta, ver que allá han robado a todo el mundo para tener tanto y que a la comunidad de aquí el bloqueo los afecta de verdad".

Bob está con nosotros por primera vez. Su alegría me recuerda a los amigos de mi adolescencia, los que lo escogieron estaban a punto de graduarse de Medicina con su edad, los de otras carreras ya nos habíamos graduado.

Él viene del "sueño americano" a confesarnos que su sueño solo es posible en esta tierra, a ayudar en nuestras luchas y a indagar por su oportunidad, porque allá no le bastan las ganas o el talento que pudiera tener, le hace falta el dinero; no el de comprar la ropa, el transporte o la merienda, sino el de comprar su sueño, su sueño de ser médico. (Foto: de la autora)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *