Serie Nacional, Béisbol, Cuba

Campeonato cubano de Béisbol: La nueva estructura muestra debilidades


Por Luis Florencio Rodríguez/Radio Cadena Agramonte.

La estructura actual de la Serie Nacional de Béisbol es un tema ampliamente debatido a lo largo y ancho del país, con las más diversas opiniones a favor y en contra.

Amparados en el propósito de elevar el nivel de la pelota cubana, inmersa en un período marcado por la ausencia de títulos en los eventos de mayor nivel, los directivos de este deporte decidieron las modificaciones que hoy se aprecian en el principal espectáculo deportivo y cultural de la nación. 

Entre los argumentos que se utilizan para defender la estructura actual, se insiste en la marcada rivalidad entre los equipos contendientes en los escasos 45 juegos de la etapa inicial, que clasifica a los ocho primeros para una segunda fase y envía al resto de los conjuntos de vuelta a casa.

Sin la pretensión de tener la verdad absoluta en nuestro poder, resulta necesario explicar, en este sentido, que la rivalidad apreciada con la actual estructura de la Serie Nacional para nada representa una elevación en el nivel cualitativo de la pelota cubana.

Por favor, no confundir rivalidad con calidad, la lucha es pareja, principalmente, por la cantidad de deficiencias que a simple vista se aprecian en el accionar de nuestros peloteros.

Una cantidad de errores por juego lejos de los promedios aceptados en otras ligas de nivel, escaso pensamiento táctico, problemas con los toques de bola de sacrificio y otros conocidos males, como la falta de una adecuada concentración de jugadores y entrenadores, lastran el nivel de calidad de la serie.
                                                 
En nuestra modesta opinión, los medios nacionales de prensa que cubren directamente las incidencias del campeonato no pueden dar una valoración precisa del nivel del certamen, simplemente porque escogen los encuentros a transmitir.

Las transmisiones tienen en cuenta, básicamente, el seguimiento a los equipos de mejor desempeño en el torneo, y eso los aparta irremediablemente de la contundente realidad que protagonizan los otros conjuntos.

A amar se aprende amando, dice la letra de un conocido tema musical, de igual manera los peloteros se hacen jugando a la pelota, algo imposible de lograr con la actual estructura de la Serie Nacional.

Un calendario de 45 juegos para la mitad de los participantes en la campaña beisbolera, luego de casi cuatro meses de preparación, resultan escasos, muy pocos para pretender que puedan alcanzar un alto nivel en su desempeño técnico-táctico.

Todos queremos que el Béisbol de Cuba, la pelota nuestra, recupere su protagonismo en el panorama internacional, y para ello debemos primero crear, en el escenario doméstico, las condiciones que lo favorezcan. (Imagen: Archivo.)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *