Cuba, comunicación, Revolución, prensa, medios de información

El que paga, manda: esencia del periodismo independiente contrarrevolucionario


Hoy día dentro y fuera de Cuba ciertos teóricos de la comunicación al servicio de la Casa Blanca aseveran que en la mayor de Las Antillas desde principios de la Revolución no existe prensa alguna.                             

Desconocen estos personajes que el proceso socialista revolucionario es ante todo una emancipación de los medios de información, unida a los ideales del pueblo trabajador.    

Ahora, sin caer en tecnicismos pregunto: ¿qué persiguen los desagradecidos al intentar mancillar la prensa revolucionaria cubana?

La respuesta es una sola, y es tan verdadera como un puño: destruir la soberanía nacional, y con ello, borrar de la faz de la tierra los aproximadamente sesenta años de heroicidad y resistencia populares de una Isla comunista, que a 90 millas del imperialismo yanqui jamás se ha dejado doblegar.

La Revolución, junto a Fidel, Raúl, la generación histórica y el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez al frente, trazan certeras políticas que se enrumban hacia una comunicación y prensa más eficaces, sin vicios ni dobles raseros, y que, atemperadas al desarrollo tecnológico, sepan enfrentar la infame guerra mediática contra el socialismo.                    

A partir de 1959 en lo adelante se desmontaron las estructuras neocoloniales de dominación ideológica en la mayor de Las Antillas. El pueblo de Cuba no volverá al pasado de servidumbre.         

Ahora que celebramos el referendo del Código de las Familias, donde ganó una vez más la democracia al ratificarse el Sí nacional como voto mayoritario a favor del referido cuerpo legal, y de cara a un complejo panorama electro-energético matizado por la incidencia de la COVID 19 y el cruel bloqueo estadounidense, Cuba vence, y en ese empeño, con su prensa revolucionaria derrota gigantes y molinos, siempre portando de forma fidelista como escudo la moral, las ideas justas y la verdad.  (Jorge Enrique Fuentes Ruiz/Radio Cadena Agramonte) (Foto: Cubaminrex)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *